9° Festival de Tradiciones de Vida y Muerte


Como desde hace 9 años, se acerca el Día de Muertos, y la Riviera Maya  prepara el Festival de Tradiciones de Vida y Muerte en Xcaret.  Este evento se lleva a cabo año tras año y es un excelente pretexto para visitar Cancún y la Riviera Maya.

xcaret-ftvm

Este año  del 30 de octubre al 2 de Noviembre, pudimos disfrutar de un variado programa que incluía conciertos, degustaciones gastronómicas, representaciones teatrales, música y una colorida decoración. Como parte del programa el estado invitado fue Michoacán, con lo que las tradiciones mostradas incluyeron, no solo las del estado de Quintana Roo, si no que  fueron enriquecidas con las conocidas como las de Patzcuaro, Janitzio y Tzintzuntzan.

slide_elements_desktop

En Unlimited Vacation Club, quisimos  darles diferentes visiones de este festival, por lo que nos dimos a la tarea de invitar a 5 personas para que nos compartieran sus experiencias;  una persona que ya había visitado varias veces el festival en años anteriores  y su visión es de “experta” en el tema;  hubo una invitada de Inglaterra, que nos contó su experiencia con su primer encuentro con las tradiciones de Vida y Muerte en México; también invitamos a una pareja joven que hizo su primera visita al Festival; una familia de Cancún, que también tuvo su primera visita al Festival, y además hicieron el recorrido con sus 2 pequeños hijos; y por último, una familia con un niño, que ya habían estado en ediciones anteriores de este Festival.

Les compartimos sus experiencias…

Adriana Velez
Familia de Cancún, en su primera visita al Festival
Visito el festival el sábado 1 a las 16:00

El Festival de tradiciones de vida y muerte de Xcaret es un evento que vale la pena repetir año con año. Los eventos comienzan a las 4:00 de la tarde y es recomendable llegar temprano para evitar las largas filas en el estacionamiento y en las taquillas. Si usted viaja con niños pequeños y viene en su propio carro, hay autobuses disponibles desde el estacionamiento hasta la entrada principal del parque.

XCARET-2En la entrada hay suficientes accesos y  algunos exclusivos para familias con carriolas o sillas de ruedas y también brindan la opción de rentar las carriolas o las sillas de ruedas o carritos eléctricos para gente mayor.

Una vez dentro del parque, todos los caminos están bien señalizados e iluminados con antorchas y letreros; hay variados centros de consumo donde puede conseguir algo para tomar o comer, desde palomitas, comida típica de la región de Yucatán y de los estados invitados, hasta hamburguesas y botanas.

Con tanto por hacer y disfrutar es recomendable llevar ropa y zapatos cómodos, para las mamás un bolso manos libres y en la pañalera no puede faltar un cambio de ropa para sus hijos, pues los caminos son de tierra  y pueden ensuciarse, un suéter porque la temperatura baja un poco pasando la tarde; pañales y toallitas húmedas, biberones con leche y/o potitos con la comida de los bebés y la carriola es importantísima por si llega la noche y los niños caen dormidos. El repelente familiar es básico porque como es época de lluvia siempre hay mosquitos, aunque están bastante controlados gracias a las antorchas de citronela que están por todos lados.

Cuando viaja con niños pequeños, la carriola  puede es su mejor amiga o su peor enemiga, pues a pesar de que definitivamente la va a necesitar, caminar con ella en medio de los ríos de gente es bastante  complicado; para entrar a las actividades infantiles o para visitar el Cementerio o para ver los bailes típicos que quedan en la cancha del Juego de Pelota, no hay rampas para  acceder cómodamente, ni tampoco un lugar destinado para dejarla; siempre hay escalones o gradas de piedras por todos lados, sin embargo todo es cuestión de actitud, si se organiza con su pareja pueden tomar turnos para disfrutar del espectáculo y así no dejar sus pertenencias descuidadas.DSC_1932

Es muy entretenido ver a los artesanos en sus trajes típicos vendiendo collares, ropa bordada o hecha a mano y recuerdos hechos con diferentes técnicas de trabajo artesanal según el estado que representaban; los pasillos con exposiciones de fotografía o cuadros de artistas regionales, alusivos a la vida y la muerte; también algunos puestos para tomarse fotografías o pintarse la cara como catrina  y música mexicana en vivo amenizando los ambientes.

En esta experiencia no podía faltar una muestra gastronómica del estado de Yucatán y de Michoacán que fue el estado invitado de este año y en el que estuvo inspirado el festival;  el olor a leña, a tortillas hechas a mano, a tamal, atole, a tacos y cochinita pibil, una delicia… El simple olor deja una sensación de estar en  una casona prehispánica típica con horno de leña.

La organización, la limpieza y el trato amable estaban en todas y cada una de las personas que trabajan en  Xcaret, atentos para dar información y para ayudar, deja una excelente impresión del parque, definitivamente para regresar…


Héctor Mercado
Pareja joven en su primera visita al Festival

Visito el festival el sábado 1 a las 16:30

Esta es mi primera visita al Festival de Tradiciones de Vida y Muerte en Xcaret,  me pareció algo increíble, ya que es una forma de representar nuestras costumbres y tradiciones de día de muertos. El evento, me pareció muy emotivo, me encanto como adornaron el parque y la temática que manejaron se me hizo muy romántica incluso desde como adornaron al entrada; las vestimentas de los colaboradores era realmente increíble, los colores, los aromas, todo en general me impresiono.

Los eventos que tuve la oportunidad de ver fuerón El velorio de don Mech, el espectáculo característico de Xcaret en el teatro principal, y la danza de los viejitos; el espectáculo de show de noche es increíble ya tenía tiempo que no iba a Xcaret y el revivirlo fue increíble nuevamente, el juego de pelota y el espectáculo de los voladores de Papantla me gusta mucho, lo disfruto mucho, el velorio de don Mech me agrado mucho ya que me hizo reír por su humor yucateco y el trama fue increíble, los actores muy bien preparados y tienen esa chispa para agradar al público, y la danza de los viejitos de Michoacán fue muy bonita y me llamo mucho la atención el escenario natural y las vestimentas.Hector Entre mis recomendaciones para los que vengan a revivir este festival, no se olviden de llevar ropa cómoda y ligera, cambio para comprar algún suvenir o algún antojito. Deben considerar que los alimentos dentro del parque son un poco caros. Llevar repelente para los mosquitos, porque el parque está en medio de la selva, y Noviembre es época de lluvias.

 

 


Antonio González
Familia con visitas anteriores al Festival

Visito el festival el domingo 2 a las 16:00

No es la primera vez que visitamos el Festival de Tradiciones de Vida y Muerte en Xcaret, y por lo tanto ya sabíamos a lo que íbamos; como todos los años, la organización del evento se merece una mención especial. Nuestro recorrido empezó en “El Cementerio, porque ya sabíamos que suele ser una de las atracciones con mayor afluencia, así que llegando fuimos a visitarlo y ver el colorido de los altares y tumbas que ahí se recrean. Una vez terminada esta primera visita, y ya con un poco más de calma, fuimos a prender nuestras veladoras en uno de los pasillos del parque y para después recorrer toda la “Aldea Maya” que es donde se pone el mercado y uno puede ver y comprar las artesanías del estado Invitado, en este caso Michoacán.

Durante el recorrido, nos sorprendió de grata manera, ver familias extranjeras con las caras pintadas con motivos relacionados al día de muertos en México, e integrándose entre todos los demás asistentes. En esta visita pudimos ver un espectáculo de danzas tradicionales Michoacanas, donde los más jóvenes llevaban el rol protagónico.

Una vez terminado el recorrido, nos dirigimos a la zona de la Hacienda, donde se encuentran los talleres para niños, y donde incluso los adultos, podemos aprender de una manera sencilla las tradiciones y los rituales relacionados con este Festival.

No puedo dejar de mencionar, el ambiente festivo que se respira por todo el parque con la decoración de colores brillantes, las flores de cempaxúchitl, y el olor a copal. Nos llamo la atención, ver que a diferencia de años anteriores, se notaba mucho mas la participación y la decoración del estado invitado, mientras que otros años, sobresalía mucho mas la decoración con motivos mortuorios mayas (Hanal Pixan).

Como primera visita con carriola, nos encontramos con algunos imprevistos, como el que hay ciertos lugares donde no se puede acceder con ella, en la mayoría de los espectáculos y foros, la carriola la tienes que dejar en la puerta, y aunque siempre el personal de Xcaret está dispuesto a ayudar y facilitar las cosas, en algunos momentos es muy difícil desprenderse de la carriola (ya sea que el niño viene dormido o que haya que darle de comer y los instrumentos vienen en la carriola).

Obviamente, no puede faltar la parte gastronómica dentro del parque, y mi recomendación personal es la tradicional Torta de Cochinita, aunque no es exclusiva de este festival, si es algo que se debe probar. Es tan tradicional como el mismo festival.

Muchas gracias a todo el personal de Xcaret, que siempre con una sonrisa en la cara, hacen todo lo posible, por ayudar, dirigir, organizar y además posar para las fotos.

Como consejo, les recomiendo ir lo más temprano posible, el Festival empieza a las 16:00 pero se puede entrar al parque desde un poco antes y si tienen pensado entrar a alguno de los espectáculos, acercarse al foro con tiempo suficiente y verificar en cuanto se empiece a formar la gente, porque todos los espectáculos tienen capacidad limitada y generalmente todos se llenan.

Y ya para cerrar, una llamada de atención a Xcaret, la logística para el acceso  y estacionamientos, está muy lejos del nivel del Festival. No nada más es el problema del acceso y los estacionamientos alternos, el problema a la salida fue, que una vez que el autobús que te lleva hasta el estacionamiento correspondiente, te encuentras en medio de un parque de coches estacionados, rodeado de selva y sin ningún tipo de iluminación. El problema no es encontrar el coche, es la seguridad del recorrido y una vez en el coche, el problema fue encontrar la ruta para salir del estacionamiento alterno y llegar a la carretera.

 


Rebecca Tunstall
Asiste al Festival, con su mamá que está de visita desde Inglaterra.

Visito el Festival el sábado 1, a las 17:30

Era la primera vez que tenía la oportunidad de llevar a mi mamá a vivir la magia del Festival de Tradiciones de Vida y Muerte y ella estaba tan emocionada que me hizo sentir como que también era mi primera visita. Nos alistamos para salir temprano, ya que, por experiencias de años anteriores, sabía que el sábado es el día mas concurrido. El primer y más grande inconveniente fue el tráfico, tardamos horas desde la fila de la carretera, y una vez que entramos al parque, nos mandaron a un estacionamiento alterno en medio de la selva. Desde ahí nos llevaron al parque en los autobuses de Xcaret. Hacer el cambio de nuestros boletos por brazaletes y entrar al parque, fue muy sencillo, y siempre acompañado por una sonrisa por parte de los colaboradores de Xcaret.

.xca 114Desde el momento en que entramos al parque, sentimos como que nos transportábamos a un lugar diferente, el aroma a copal nos dio la bienvenida, con las coloridas decoraciones y las flores frescas que se ven por todos lados. Fue una experiencia increíble ver como cambiaba la expresión en la cara de mi mamá, claramente le gano la belleza y el ambiente del festival. Decidimos hacer nuestro propio recorrido, y tratar de evitar las multitudes, y nos dirigimos al área de los altares. Nos llamo mucho la atención, que no había indicaciones o explicaciones en ingles, esto no nos impidió disfrutar el festival, pero muchas cosas hubieran tenido más sentido si hubiéramos tenido un explicación de los diferentes momentos recreados. Otra observación que nos llamo la atención fue la falta de accesos para gente en silla de ruedas, aunque es posible recorrer casi todo el evento, tanta gente, los caminos de piedra y algunos escalones, deben hacer este trayecto muy frustrante para quien necesita ayuda.

Durante el festival, tuvimos la oportunidad de ver danzas folklóricas en vivo, en el Foro Abierto, sencillamente fue espectacular. mummexcaret Los colores de los trajes, el movimiento y las coreografías hicieron que este momento fuera uno de nuestros preferidos de la noche. Desgraciadamente escogimos una de las noches más concurridas y la visita a “El Cementerio” no fue posible, por las largas colas, y me hubiera gustado llevarla en ese recorrido. El Mercado, lleno de artesanos locales es otro de los lugares que se tienen que visitar, tenían todo tipo de artesanías, desde pequeñas guitarras hasta cinturones bordados. Es realmente un gusto ver como los artesanos están orgullosos de sus creaciones y le explican a todo el que se acerca, como se hizo y el significado de cada uno de los artículos.

Debido a la falta de organización a la llegada, la salida también fue un caos, recorriendo el estacionamiento, no sé si recomendarles que lleven coche cuando visiten el festival, y mejor tomarse el tiempo para llegar y salir en taxi. A pesar de los inconvenientes al inicio y final del trayecto, estoy muy contenta que mi mamá haya podido disfrutar del festival por primera vez, y conocer un poco más de la herencia y cultura mexicana, que mucha gente que vive en el extranjero no conoce y no tienen la oportunidad de vivirla y apreciarla.

Muchas gracias Xcaret por otra experiencia maravillosa, y ya estamos esperando para visitar el festival el próximo año.


Myrna Carrillo
Visitante frecuente del Festival

Visito el festival el viernes 31 a las 17:00

Como cada año, era momento de visitar el Parque Xcaret que estaba listo para recibir a todos los asistentes ansiosos por disfrutar de su 9no Festival de Tradiciones de Vida y Muerte, esta ocasión con el estado de Michoacán como invitado especial. No estaba de menos esperar que la organización iba a ser excelente, al llegar nos orientaron a la entrada para que nos pusieran los brazaletes; nos recibieron cálidamente dándonos un programa de mano e indicándonos el torniquete por el cual podíamos acceder a las instalaciones, que desde el primer paso que dabas, ya estaban impregnadas del olor a copal, a flores de cempasúchil y en el ambiente ya se sentía el misticismo de esta bella tradición mexicana de celebrar a sus muertos y a la cual estamos tan acostumbrados a participar pintándonos ya sea de catrinas o calaveras y por la cual nuevamente se podía seguir dentro del festival ya que había estantes especiales para maquillarse de manera personal frente a unos grandes espejos y sacar la creatividad para caracterizarse y por primer año se podía hacer fila para llegar a las manos de los maquillistas de Ultrafemme que pintaron a cientos de personas de manera gratuita para iluminar con sus rostros los pasillos. Las antorchas, las velas y el incienso nos señalaban el camino, la decoración del parque embrujaba a todos los asistentes, había catrinas y calaveras por todos lados, música y la gente pasaba y pasaba y se sentía el calor humano, ya que este es un evento muy concurrido, y cómo no va a serlo si lo que aquí se ve, es inmejorable. Altar Este año, lo que cambió fue la exposición de altares, había muchos y muy bellos, los cuales representaban a distintas zonas de Michoacán y a otras áreas del grupo Xcaret como lo son Xplor y Xel Ha, todo era muy colorido y aromático pero sobretodo creativo, ya que no solo eran las acostumbradas ofrendas de comida y bebida, hubo un altar que se daba lugar bajo el mar. La comida, como siempre fue deliciosa, ya no se podía esperar a probar el acostumbrado y ya tradicional pibipollo, el cual fue precisamente lo que estábamos esperando, pero la fiesta gastronómica no paraba ahí porque además de haber los platillos yucatecos había comida michoacana y aunque el hambre ya nos alcanzaba para tanto, era inevitable probar los corundas de Michoacán. A diferencia de otros años, en los que como siempre se encuentran los recuerditos del festival como playeras, tazas, llaveros y mochilas, este año se engalanaron al llevar a trabajadores artesanos de Michoacán que llevaban: guitarras de Paracho, joyería de oro laminado y el cobre trabajado en bellas pulseras y collares, además vidrio soplado, laca perfilada de Pátzcuaro, anillos, cofres y hasta utensilios de cocina hechos de madera. Sin duda sigue siendo un éxito este festival, ya que además los shows y espectáculos que ofrecen son excepcionales, hay musicales, relatos, obras de teatro de títeres. Este año tuve la oportunidad de ver la puesta en escena “Adiós Carlota”, con títeres hiperrealitas y debo decir que además de bella y conmovedora, es sin duda una muestra del talento mexicano ya que la musicalización era en vivo a cargo de una pianista, la voz de una chica que le daba un tono un tanto lúgubre pero armónico y bello a los momentos de la obra y el desenvolvimiento de los actores, que a pesar de estar cubiertos completamente, de negro se podía sentir cada gesto y emoción que querían transmitir con cada movimiento escénico. Es de mencionarse, que además de las presentaciones que ofrece el festival con distintos grupos artísticos regionales, ya sean danzantes, cantantes o actores, este año, Xcaret se vistió de manteles largos con la presentación de Ignacio López Tarso con “Entre Tumbas, Vivos y Muertos” y el concierto de Fernando de la Mora “¿En qué nos quedamos pelona?”. ¡Muchas gracias Xcaret! Por habernos regalado una hermosa e inolvidable noche, esperamos poder visitarte el año próximo para que nos sigas llenando de sorpresas.


If you would like to read this story in English, visit uvcblog.com

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *